Comida en lata

Comida en lata

¿Cuál es la mejor comida húmeda para mi perro?

La alimentación es un pilar básico a la hora de mantener la salud de nuestro perro. Por ello, qué darle de comer es una pregunta recurrente que nos hacemos todos los dueños de perros. En este sentido, las conocidas latas para perros son, junto con el pienso, de los productos más comprados para alimentar a nuestros compañeros. Pero, ¿la comida húmeda para perros que encontramos a la venta es realmente buena? ¿Qué otras opciones tenemos?

Hay diversas opiniones al respecto de dar comida húmeda a los perros, aunque lo cierto es que es una opción atractiva para muchos perros e idónea para los que tienen mayor edad o necesitan un aliciente más allá de su comida habitual.

Hay muchas marcas de comida húmeda parta perros de Buena calidad, incluso alguna de ellas, son con ingredientes aptos para el consumo humano. Desde Aquarium Terramar recomendamos La mejor comida húmeda para perros "Zen Super Premium Dog Food", sin cereales y alto contenido en carne. 

Lo bueno de la comida húmeda para perros "Zen Super Premium Dog Food", sin cereales y alto contenido en carne es que le da las proteínas y vitaminas necesarias a tu perro al ser una fuente de alimentación completa y equilibrada además de muy variada, ya que Zen dispone de Comida Húmeda de Buey, Atún, Cojenom Pollo y Pavo, Atun con salmon y Cordero. 

Zen Super Premium Dog Food comida húmeda para perros Dispone de latas para perro de diferentes razas, etapas de crecimiento y demás variables. 

Su fórmula se ha creado teniendo en cuenta la digestibilidad, precisión en las fórmulas, calidad de las materias primas y palatabilidad.  

A la hora de complementar la alimentación de tu perro con comida húmeda te recomendamos que si no lo tienes claro en un principio, compres las mejores marcas en Aquarium Terramar, como la nueva gama de comida húmeda Zen y pruebes a ver qué tal le sienta a tu peludito, verás cómo la disfruta mucho más de su alimentación.

Independientemente de su edad, el perro necesita ingerir proteínas, grasas e hidratos de carbono principalmente. Los alimentos ricos en estos nutrientes, además, le proporcionarán la cantidad justa y necesaria de vitaminas, fibra y minerales. Los porcentajes de los tres grupos nutricionales básicos, sin embargo, sí que pueden variar según el momento de su vida en el que se encuentre. Por ello, en primer lugar y antes de explicar cuál es la mejor comida húmeda para perros, debemos tener claro que sus necesidades nutricionales varían en función de su etapa vital.

Así, podemos distinguir los siguientes períodos:

  1. Lactante: durante las primeras semanas de vida los cachorros se van a alimentar en exclusiva de la leche de su madre. En este período de rápido desarrollo, esta cubre perfectamente todas sus necesidades y solo puede ser sustituida, de ser el caso, por un preparado para perros huérfanos. El destete debe producirse de forma natural alrededor de los dos meses, por lo que no es recomendable separar al cachorro de su madre antes para evitar problemas de socialización y de comportamiento en un futuro.
  2. Cachorro: desde las tres semanas de vida y hasta aproximadamente los seis meses, aunque varía según el perro, estos pequeños experimentan un crecimiento muy rápido, por lo que necesitan calorías y proteínas de calidad. La comida húmeda para cachorros facilita la transición entre la leche y los alimentos sólidos.
  3. Adulto: en esta fase el perro puede reducir sus necesidades energéticas, ya que ha dejado de crecer y "solo" debe mantenerse. Para una dieta correcta debemos tener en cuenta el nivel de actividad del perro, lo que modificará el porcentaje de grasas y proteínas que debe ingerir.
  4. Perros esterilizados: esta intervención va a disminuir las necesidades energéticas del perro, por lo que, si no adaptamos su dieta, podría engordar.
  5. Perras gestantes y lactantes: la alimentación adecuada para ellas debe ser similar a la que hemos ofrecido a los cachorros en crecimiento, pues sus necesidades nutricionales se disparan para conseguir gestar, parir y alimentar a sus crías.
  6. Enfermos: parte del tratamiento de múltiples patologías pasa por un cambio en la dieta, siempre siguiendo los consejos del veterinario.
  7. Ancianos: a partir de los 7-8 años de vida, aunque depende del tamaño, los perros entran en la etapa geriátrica. En esta fase tienen más facilidad para deshidratarse y, algunos, dejan de comer o lo hacen en menor cantidad, lo que los lleva a perder peso. Por ello, su dieta debe ser muy palatable, es decir, sabrosa, y energética, con alto porcentaje de humedad y de textura blanda. El objetivo es facilitar su ingesta, aumentar su hidratación y nutrirlo, incluso aunque coma menos cantidad. Debido a esto puede ser recomendable comida húmeda para estos perros mayores.

En estas distintas fases, la alimentación del perro presentará diferencias en cuanto a composición pero la calidad de los ingredientes debe ser una constante.

La calidad de los ingredientes, como hemos dicho, es el pilar de una buena alimentación. Pero no solo debemos fijarnos en ellos, ya que la forma de procesarlos también va a influir en el aprovechamiento que nuestro perro pueda hacer de estos ingredientes. Es la digestibilidad. Además, los perros deberían recibir en su comida una cantidad suficiente de agua, tal y como harían en la naturaleza al ingerir a sus presas. LA COMIDA HÚMEDA ZEN, ES DE LAS MAS NATURALES Y EQUILIBRADAS DEL MERCADO.

A este respecto, para escoger una buena dieta debemos tener en cuenta las siguientes consideraciones:

  • El etiquetado de los alimentos para perros nos puede inducir a error. Por ejemplo, que en el listado de ingredientes aparezca la carne no implica que esta sea de calidad, ya que puede proceder de las partes que sobran de la industria cárnica para humanos. Así, esta carne en realidad podría provenir de picos, cabezas, patas o cualquier parte que no se considera apta para el consumo humano.
  • El procesado que sufren los ingredientes del pienso o de las latas va a afectar a sus nutrientes. Este tratamiento elimina vitaminas y aminoácidos esenciales. Además, en el listado de ingredientes puede figurar su porcentaje antes del procesado, pero, tras él, en realidad, este porcentaje será menor.
  • En el caso del pienso, en su fabricación los ingredientes pierden toda su humedad para impedir el crecimiento de bacterias. Así, suman a la dieta aproximadamente un 8 % de humedad, muy lejos del porcentaje que le aportarían al perro sus presas naturales. Por lo tanto, deberá beber más para compensar y, si no lo hace, podrían aparecer problemas en vías urinarias y riñones, sobre todo en animales de más edad.
  • Del procesado resulta un alimento poco apetecible. Para hacerlo más palatable se le añaden grasas, sobre todo en las latas. Estas pueden ser animales o vegetales, saturadas o insaturadas, estas últimas más recomendables.
  • Otro problema de las grasas es que pueden enranciarse y degradarse, lo que se evita añadiendo antioxidantes, que no siempre son naturales.

Una buena parte de los dueños de perros se decantan por el pienso. Es un producto muy publicitado, con numerosas variedades y de muy fácil administración, lo que se aprecia debido al ritmo de vida actual. Pero, a la vista de los datos anteriores, el pienso dista mucho de ser la mejor opción para nuestro perro desde el punto de vista nutricional. Por ello, si estamos pensando en otro tipo de alimentación nos interesa saber ZEN es una de  la mejor comida húmeda para perros, por su naturalidad, la calidad de sus ingredientes y su equilibrio nutricional.